Abdul el egipcio

Abdul estaba yendo al curro el pasado día 23 de marzo, martes, cuando recibió una llamada de su jefe diciéndole que cogiese la retroexcavadora y saliese pitando para el canal ¿Canal, qué canal?

El Canal de Suez, km 151.

Abdul es un trabajador bragado. Participó en la construcción del AVE a la Meca y en otras obras en el desierto. Le viene de familia, pues un antepasado suyo construyó la pirámide de Gizeh.

Al llegar al km 151 se encontró con el Ever Given. El momento quedó inmortalizado en esta foto. El bulbo del barco, bien enterrado en la arena.

No lo dudó. Tras informar a su jefe y decirle que aquello iba a llevar tiempo -al menos tres semanas -empezó a sacar arena. Al poco recibió una llamada misteriosa. Un tío, que decía ser Florentino Pérez, presidente de ACS, le prometió doblarle el sueldo hasta 250 rupias semanales si sacaba el barco en 10 días. Abdul no le prometió nada, pero tomó buena nota: diez días contestó. Aprovechó para pedir que le trajeran agua fría en vez de calentorra. Le explicó que a partir del mediodía le caía el sol de plano. Abdul, empleado de “Demoliciones Sinaí”, estaba subcontratado, de una subcontrata, de otra subcontrata y de otra, y arriba de la pirámide – nunca mejor dicho – estaba ACS.

Luego vino la foto que lo inmortalizó. Todos los periódicos del mundo sacaban esta foto al día siguiente, el miércoles 24; él saludando desde la cabina de su retroexcavadora (pero no se le ve bien).

Era el hombre del momento, todas las miradas estaban puestas en él. Recibía llamadas diarias, desde Joe Biden a Putin pasando por von der Leyen y Jinping. También le visitaban ministros y embajadores. En la foto, Abdul es el del chaleco amarillo. El mundo libre y el no tan libre, pendientes de Abdul y de su retroexcavadora.

Inasequible al desaliento, Abdul seguía poco a poco, palada a palada, retirando arena en un terreno peligroso, deslizante. Al cabo de 4 días quedó el bulbo liberado ¡ánimo, chaval, ya queda menos!

Dedicado a los Abdules, de aquí y de allí, que son los que saben. Todos se aprovechan de ellos, de su experiencia y conocimiento. Diez días dijo, y diez días serán.


Una respuesta a “Abdul el egipcio

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s