El Tratado de Methuen (1703)

Mis amigos portugueses adoran todo lo británico. Algo parecido ocurre en el País Vasco. En ambos casos resulta sorprendente tanta anglofilia.

En el caso de los vascos, especialmente los donostiarras, es bueno recordar que las tropas británicas arrasaron San Sebastián a principios del siglo XIX y más concretamente el 31 de agosto de 1813. No quedó nada, salvo una calle (hoy en día calle 31 de agosto) y unos cuantos retoños producto de violaciones masivas.

No es cuestión de reprocharlo ni de que pidan perdón toda la vida, de la misma forma que yo no tengo que pedir perdón por haber tenido un abuelo nacionalista (vasco) y otro Carlista en la guerra civil. Que se pidan perdón entre ellos, si quieren.

Ya me estoy yendo por las ramas. Esto es sobre el Tratado de Methuen.

El Tratado de Methuen fue firmado en Lisboa en 1703 entre portugueses y británicos y es de naturaleza comercial. Por este tratado, uno de los más cortos que se conocen (solo tiene 3 artículos), Inglaterra se comprometía a comprar vino portugués en detrimento de otros productores europeos y Portugal a comprar tejido inglés, de lana. Se le conoce como el Tratado de los Paños y de los Vinos.

Los portugueses se la quisieron dar con queso a los ingleses -nunca mejor dicho- pero la jugada les salió fatal.

Lo primero que llama la atención es que el principal negociador portugués fue el Marqués de Alegrete, productor de vino. Por parte inglesa el negociador fue John Methuen, cuyo hermano era un empresario textil. Todo queda en familia.

El tratado duró unos 130 años, los justos y necesarios para que Portugal perdiese el tren de la modernización. Las manufacturas portuguesas fueron desapareciendo. Se abandonó la política de fomento industrial iniciada por el Conde de Ericeira.

El tratado era ciertamente injusto porque mientras los ingleses difícilmente podrían producir vino, los portugueses ya tenían una incipiente industria textil. En realidad, los británicos sí que produjeron vino: en Portugal. El alto Duero portugués (donde se encuentran las viñas que producen el Oporto) se llenó de apellidos ingleses: Sandeman, Symington, Burmester, Croft, Taylor, Churchill, Graham u Offley. Muchas siguen allí.

offley

La realidad fue que Portugal importaba más tejido que vino exportaba, tanto en términos de cantidad como de valor, y lo acabaron pagando con la plata y el oro que traían de Brasil. Recuerda el oro y plata que nos trajimos de América y que iba directamente a los banqueros alemanes. Había que pagar las deudas de Carlos I (y V de Alemania).

Se abandonaron cultivos como los de cereales para plantar viñas, cereales que habrían de ser importados en su mayor parte a los británicos, a precio de oro, nunca mejor dicho. Según una carta de un comerciante británico ¾ partes del trigo consumido en Portugal era exportado por Inglaterra.

Gracias a ese oro los británicos invirtieron en I+D, o sea, en promover la revolución industrial. En el siglo XVIII desarrollaron la más que conocida máquina de vapor y antes la Spinning Jenny, una hiladora que hacía el trabajo de 36 personas. Fue la primera innovación técnica importante en la industria textil y una de las que abrió las puertas a la Revolución industrial, siendo considerada por ello un símbolo de la época. Fue la primera vez en la historia que una fábrica mecanizó su proceso de producción.

jenny

Por todo lo anterior resulta extraña tanta anglofilia en Portugal.

En resumen, menos babear o criticar a países y pueblos por lo que hicieron sus abuelos. Mejor nos ocupamos del aquí y ahora, eso sí, con un buen espejo retrovisor para recordar errores y aciertos. Se llama experiencia.

Sobre el Marqués de Alegrete (qué mejor nombre para un bodeguero).

Tuvo un final triste. Su palacio de 1250 m2 de planta fue demolido en 1946. También tenía una calle a su nombre, con un precioso arco. Todo ello desapareció para construir lo que es hoy la plaza de Martin Moniz en Lisboa. Perdón, queda la calle, pero no es más que una corta vía donde paran los autobuses.

alegrte


Una respuesta a “El Tratado de Methuen (1703)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s