Jan Hus: La verdad os hará libres

En 2016 y 2017 las palabras del año fueron “post-truth” (posverdad) y “fake news” (noticias falsas) para nuestros amigos anglosajones. Lo de la palabra del año es interesante pues indica cuales fueron entonces los temas más candentes. Algunos ejemplos: bailout, mansplain, me too, tweet, hashtag, etc. Todo un recuerdo que te dice cuando nacieron algunas cosas.

La Fundéu BBVA decidió en 2013 que España también debía tener palabra del año: se estrenó con escrache. Todo un aviso.

La mayoría de esas palabras llegaron para quedarse, no solo como tales, sino lo que implicaban. En España las “noticias falsas” y la “posverdad” arrasan. Deberían de ser palabras del año.

Dicho lo anterior, ¿Os extraña el show del coronavirus? ¿Os habéis enterado de algo? ¿Tenéis alguna certeza aparte de los miles de muertos…estimados? Distinguir una pizca de verdad en los bustos parlantes que salen en la TV, los periódicos y los tertulianos radiofónicos es un milagro. Son actos de fe. Si son de tu color, lo que dicen va a misa; si es de color distinto, es el diablo que habla por su boca. Ya que me ha puesto algo católico voy a mencionar a Jan Hus (1370-1415), precursor de la reforma protestante que fue quemado por hereje por la iglesia católica.

Su legado está relacionado con la verdad. Se dice que escribió en la cárcel,  antes de ser ejecutado: “Buscad la verdad, escuchad la verdad, aprended la verdad, amad la verdad, hablad con verdad, mantened la verdad y defended la verdad hasta la muerte; pues la verdad os hará libres”. Hoy suena raro; os pido recordar que este hombre fue contemporáneo del siglo XV y que era sacerdote, teólogo y decano de la universidad de Praga. Uno de sus legados es el lema de su país natal (Bohemia, hoy Chequia): “La verdad prevalece«.

Un buen ejemplo de que la verdad ha muerto es el que sigue. El 18 de mayo El País publica la siguiente noticia:

Los guardianes de la salud europea, escondidos en las catacumbas de Bruselas, son tontos y unos pusilánimes…eso dice el titular, ¿No? ¿Y esos guardianes quiénes son? ¿Estará entre ellos Jan Hus con su barba puntiaguda, o Miguel Servet también achicharrado por la iglesia católica? – menuda manía con quemar a la gente-. El titular me llena de zozobra. Son los hombres de negro, esta vez con un microscopio bajo el brazo.

Leo el artículo.  Resulta que en la reunión de fecha 18 de febrero estaban los Fernando Simón europeos (unos 30, incluido él mismo).  El Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades era el promotor de la reunión. Otra vez ponemos la palabra Europa como excusa cuando son los propios países los responsables de sus actos (y no actos). Como según el artículo ninguno vaticinó el desastre que se avecinaba, todos tontos. La torpeza queda diluida, aunque algunos representantes ya mencionaban hechos preocupantes: eso es lo que aprovecha El Mundo.

El 20 de mayo, dos días después, El Mundo saca un artículo a cuenta de la misma reunión, pero con un enfoque totalmente distinto. Esta es la noticia:

No me negaréis que la tergiversación de ambos es de libro.

No fue culpa del pobre Simón, que bastante tiene con dar ruedas de prensa diarias. Ni tampoco aquello fue una “Cumbre europea”. Ni los expertos “europeos” son unos lerdos.

Un poco de memoria histórica. El 18 de febrero las CC.AA. solo habían reportado 3 casos, todos ciudadanos europeos venidos de vacaciones. El brote en Italia, el primero conocido entonces en Europa, no ocurriría hasta pocos días después, el 22 de febrero, y también – esto lo digo yo- desde el martes 18 de febrero al domingo 15 de marzo, cuando se declaró el estado de alarma en España, pasan solo 4 semanas, escasas.

Lo que me gustaría ver en El País y en El Mundo es el siguiente informe del Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades del 2 de marzo (como veis yo si pongo el enlace para que podáis comprobar lo que escribo). Para hacernos una idea, ese 2 de marzo ya había 119 casos confirmados en España, la mayoría de transmisión local. España estaba ya en el escenario 1.

El informe está redactado por los expertos del Centro -procedentes de distintos países europeos- pero independientes al estar a sueldo de las instituciones europeas. Me remito al resumen del documento (parte del cual traduzco aquí):

../..El riesgo asociado con la infección por COVID-19 para las personas en la UE y el Reino Unido se considera actualmente de moderado a alto, en función de la probabilidad de transmisión y el impacto de la enfermedad. En base a las características epidemiológicas observadas, se asume que toda la población es susceptible de contraer la enfermedad, aunque puede haber factores de riesgo que aumentan la susceptibilidad. El virus se propaga rápidamente y puede tener un enorme impacto en la salud pública con resultados fatales en grupos de alto riesgo, así como un serio impacto económico y social.

La evidencia de los estudios sobre la gripe, y de la experiencia reciente en China, sugiere que las intervenciones no farmacéuticas reducen la transmisión. Por lo tanto, es de suma importancia que las medidas apropiadas y proporcionadas a cada fase de la epidemia se implementen de inmediato para interrumpir las cadenas de transmisión de persona a persona, evitar una mayor propagación, reducir la intensidad de la epidemia y ralentizar el aumento de casos. Dichas medidas deberían coordinarse a nivel de la UE. En última instancia, esto reducirá la enfermedad de COVID-19, salvará vidas y minimizará el impacto socioeconómico. Retrasar la transmisión o disminuir el pico del brote es crucial para permitir que los sistemas de salud se preparen y enfrenten una mayor afluencia de pacientes.

La epidemiología actual sugiere un escenario 1 en la UE, que puede evolucionar rápidamente al escenario 2. Entre las opciones a evaluar se incluyen:
• Activación inmediata de los mecanismos nacionales de respuesta a emergencias y planes de preparación para pandemias para garantizar la contención y mitigación de COVID-19 con medidas de salud pública no farmacéuticas.
• Asegurar que el público en general sea consciente de la seriedad del COVID-19. Para evitar una mayor propagación es necesario que la mayor parte de la población comprenda y acepte las medidas implementadas (incluyendo un más estricto distanciamiento social)../..
• Implementación del distanciamiento social (por ejemplo, la suspensión de reuniones a gran escala y el cierre de escuelas y lugares de trabajo) para interrumpir las cadenas de transmisión.
• Comunicación de riesgos adaptada y provisión de equipos de protección personal adecuados para la atención médica, trabajadores y aplicación rigurosa de medidas de prevención y control de infecciones en centros de salud../..

Como dijo Azaña, la mejor manera de guardar un secreto es escribir un libro. Hoy en día es publicar algo en internet, aunque sea del Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Dedicado a Jan Hus, la verdad le hizo libre (pero le costó la vida).


Una respuesta a “Jan Hus: La verdad os hará libres

  1. Totalmente de acuerdo. A esto hay que sumarle el informe borrado del Ministerio de Sanidad donde entre otros, Simón alertaba de la necesidad de evitar el contagio. Pero nadie sabía, o no quisieron, saber nada y así tenemos 30000 muertos y ruina económica

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s