Palabros

La expresión palabro ya existe y quiere decir según el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia (DLE) “palabra rara o mal dicha”. El empleo de “palabros” en el sentido de palabra rara puede tener tres motivos:

  • Que la palabra sea la adecuada. Esto ocurre normalmente en la jerga propia de las profesiones (biólogos, carpinteros, abogados, marinos, médicos, etc.) en donde el vocabulario es especifico, como debe ser;
  • que lo referido no pueda expresarse con una palabra ya existente por lo que hay que importarla de otro idioma; y por último,
  • que el que la use sea un snob (o sea, tonto del culo), y guste de impresionar a terceros con palabras de difícil comprensión. En este caso, debo recordar que las personas sabias son aquellas capaces de explicar (o sea, “desenvolver lo oculto”) las cosas complejas de forma sencilla. Todo un arte.

El primer palabro que recuerdo es “asertividad”. Se puso de moda en los años 90. Es término propio de la psicología y está relacionado con la autoestima, la relación con los demás y la capacidad de expresión de derechos y sentimientos personales sin resultar ofensivo (o agresivo). No logro encontrar un sinónimo adecuado, con lo cual su incorporación resulta enriquecedora. No se debe confundir asertividad con sinceridad; pueden ser hasta opuestas. Una persona asertiva jamás diría “te voy a ser sincero: cada día estas más gordo”.

La crisis nos trajo cuatro nuevas palabras que me cuesta hasta pronunciarlas de lo raras que son. Las cuatro campeonas que nuestros políticos y gurús televisivos no hacen más que repetirlas son: empoderamiento, resiliencia, emprendimiento y mi preferida, procrastinar. ¿A que os habéis ahogado un poco?

Empoderamiento (DLE) es “la acción y efecto de hacer poderoso o fuerte a un individuo o grupo social desfavorecido”. Esta definición es nueva (hasta hace poco el palabro era un arcaísmo) y es el resultado de la traducción directa del término inglés “empowerment”. Mi pregunta es: ¿No hubiese servido fortalecimiento? Lo curioso es que el término “empowerment” en inglés está también relacionado con la gestión empresarial. Se puede definir como la forma de gestión en la que se da mayor poder de decisión, información y recompensa al personal, de forma que puedan tomar iniciativas y decisiones para resolver problemas y mejorar el servicio y la eficacia en el trabajo. O sea, encima de copiar, lo hacemos mal.

Resiliencia es otro palabro difícil de pronunciar. Ya se conocía en el ámbito de la ingeniería y la construcción pues está relacionado con las propiedades de los materiales. Además, según el DEL, es la “capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos”. Sinceramente, a mí me encanta la expresión Inaccesible al desaliento, por ser más sonora, fuerte y sobre todo imprime carácter. De hecho, quien se sobrepone a una situación de stress o adversa, sale fortalecido.

Emprendimiento (DLE) es “la acción y efecto de emprender (acometer una obra) o también, la cualidad de emprendedor”. Por ejemplo,  “Esta persona destaca por su emprendimiento y capacidad”. Genial, pero ¿Necesitamos importarla del inglés “Entrepreneurship”? A mí me encantan los que toman o tienen iniciativas, abren negocios, buscan oportunidades, tienen espíritu emprendedor, etc. No creo que nos hiciese falta el palabro.

Procrastinar es impronunciable para alguien decente. Acabas poniendo y quitando “erres” para sobrevivir. Según el DEL es “diferir o aplazar”. En otras palabras, posponer, retrasar, hacer el vago, no hacer lo que uno debe, remolonear, vaguear, zanganear, callejear, vagabundear, holgazanear, gandulear, sestear…..¿Queréis más? Ya sabéis, si no entregáis el informe o trabajo a tiempo estáis procrastinando.

Las cuatro vienen directamente del inglés y son bastante comunes en el ámbito laboral y de negocios anglófilo. Ya están en el diccionario de la Real Academia de la Lengua, lo cual no es malo pero resulta llamativo que en España se hicieran negocios hace 10 años y no tuviésemos esos palabros. La pregunta es: ¿Hacían falta?

Dedicado a mi amigo Alberto, por ser tan buen profesor de lengua y literatura.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s