El principio de Pareto o la regla del 80/20

Pareto fue un economista y sociólogo italiano que vivió a caballo entre los siglos XIX y XX. Descubrió que el 80% de la propiedad de las tierras en Italia pertenecían al 20% de la población. Él y otros dignos miembros de la humanidad reconocieron esa relación en otros ámbitos.
Donde lo puedes aplicar:
• El 20% de tus clientes generan el 80% de tus ingresos. No pierdas el tiempo con el resto (salvo si es para incorporarlos a ese 20%). Me pregunto cuál es ese 20% de clientes de las empresas de telefonía, internet, luz o gas. A mí me tratan a patadas.
• El 80% de los resultados de una empresa se debe a un 20% de los empleados. Son ellos los que deben ser gratificados. Esto nunca se aplica, o mejor, se aplica sólo a los directivos que se llevan sustanciosos bonos a final de año.
• el 80% de los fallos o problemas son causados sólo por un 20% del total de causas. Resuélvelas y habrás eliminado un montón de fallos.
• Tienes un examen y andas justo de tiempo, como siempre. Sabes cuales son las materias importantes (los profesores dan siempre pistas): concentra tu esfuerzo en ese 20% de materia.
• Te han encargado preparar un documento y como en el caso anterior, andas justo de tiempo. Sabes perfectamente cómo enfocarlo y el mensaje a transmitir. Por otra parte, tu manejo de las referencias cruzadas, gráficos, crear secciones y numeraciones automáticas son un misterio para ti. ¿Qué hacer? Redacta el documento concentrándote en el contenido y busca que alguien dé forma al texto una vez escrito.

El mensaje a entender es: en tu vida hay ciertas actividades y tareas (el 20%) que son responsables de la mayor parte (el 80%) de tus resultados y bienestar. Ese 20% son los “pocos vitales”. Es innecesario decir que las cifras (80 y 20) son estimativas.

La Realidad nunca es lineal como la línea roja del gráfico. No por mucho trabajar se consiguen mejores resultados: hay que invertir el tiempo y esfuerzo en lo importante. Algunas cosas contribuyen significativamente más que otras a obtener el resultado final. Por ejemplo, en mostrar a los demás los resultados de tu esfuerzo. ¿Cuantas veces se olvida demostrar lo buenos que somos?

Debo decir que no soy original: hay unas 800.000 entradas en google sobre este tema, y unas 70.000 en español. Pero resulta tan obvio que merece ser significado entre mis pocos pero elegidos lectores, especialmente los más jóvenes.

Esta teoría tiene relación con una expresión inglesa que me encanta: “the low hanging fruit”. En cualquier proyecto o negocio hay objetivos que son muy asequibles, fáciles de conseguir: son las frutas que cuelgan de las ramas más bajas del árbol, y por consiguiente están más a mano. Hay que empezar por lo fácil pero no hay que ser acomodaticio. Si lo somos, perderemos oportunidades y no desarrollaremos a fondo nuestras aptitudes.

La terminología habla de los “pocos vitales y muchos triviales”, aunque creo sinceramente que lo correcto sería decir: “pocos vitales y muchos útiles”. Siguiendo el ejemplo anterior, saber dar forma a un documento de Word hoy en día es casi imprescindible.

Si sólo buscamos el 80% como resultado final o sólo recogemos las frutas que cuelgan de las ramas accesibles, nunca sabremos de los que somos capaces, ni obtendremos el máximo beneficio. En ocasiones debemos dar un paso más allá y demostrar que podemos llegar al 100%.

Dedicado a Rui, por las “low hanging fruit”.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s