Donec eris felix, multos numerabis amicos; tempora si fuerint nubila, solus eris

Este latinajo es un poco largo para aprendérselo de memoria.

Mira que a mi Trump me da igual, pero da mucha rabia ver como los mismos que le auparon le dan la espalda, cuando no una patada en el trasero. Los que le rodeaban, adulaban y recogían las migajas ahora le ignoraran de forma arrogante o le negaran como hizo Pedro con Jesús: Esa persona de la que me habla… pues no me acuerdo.

Donec eris felix, multos numerabis amicos; tempora si fuerint nubila, solus eris. O lo que es lo mismo, Mientras seas afortunado, tendrás muchos amigos; pero si el tiempo se nubla, te quedarás solo. Esto lo escribió Ovidio cuando fue desterrado a lo que es hoy Constanza (Rumanía) en el año 8 d.C.

También hay caídas y caídas. No es lo mismo perder unas elecciones e irte a tu casa (Rubalcaba) a caer de forma estrepitosa, intentando aguantar en el cargo hasta que te sacan los videos de la vergüenza y dimites, rodeado de la nada (Cifuentes). En este último caso el teléfono no solo deja de sonar, es que ya no te lo cogen.

No todas las dimisiones son iguales. Hay dimisiones a tiempo sin aspavientos ni dramas. Hay dimisiones hasta elegantes, como la del primer ministro holandés Mark Rutte con todo su gobierno por un acoso continuado del fisco holandés a unas 26.000 familias, la mayoría inmigrantes o descendientes de estos. Se les exigió la devolución de ayudas familiares tras varios años recibiéndolas. Las cantidades a devolver mareaban, varias decenas de miles de €. Hoy Holanda está compensando a dichas familias con 30.000€ a cada una de ellas, aparte de devolver las cantidades requisadas. Y el gobierno a la calle, especialmente el titular de Economía que además fue el responsable de la autoridad fiscal durante esos años. Las palabras de Mark Rutte son claras:

Todo ello después de una investigación parlamentaria, lo cual me hace pensar en las inútiles y vergonzosas que resultan dichas investigaciones en España. Acordaros de Pujol abroncando a los parlamentarios en Barcelona (año 2014). El año pasado un juez mandó a todos los Pujol a juicio, a los 9 miembros de la familia, por pertenecer a una organización criminal. Para refrescaros la memoria:

Sobre los ceses y dimisiones en España ya he escrito, pero con esto de las vacunas volvemos a las andadas.

En este país se cesa o se dimite por verdaderas tonterías, como la broma de un cónsul español, o la del director general de emergencias de Murcia por ir al teatro.

Las únicas dimisiones en España por el coronavirus son esos alcaldes, fiscales, obispos, militares y consejeros que se han vacunado. Nadie ha dimitido por errores en la gestión, ni compras a chorizos, ni el de las estadísticas, nadie. 

La prensa y políticos se horrorizan con esas agujas de mala puntería (Caifás en España no ganaría para túnicas) y algún españolito cae en la trampa del “hay que ver”, con el wasap lleno de indignados. Volvemos a las ejecuciones públicas, con el pueblo aplaudiendo y vitoreando. Yo me pregunto, por aquello del iceberg y su punta, si no estarán ya todas las jerarquías vacunadas. La pregunta se puede extender a primos, cuñados y vecinos de los que hacen las listas. Estamos frente a la más que típica picaresca española.  Y la chusma, gente, masa, pueblo, populacho, etc. vociferando frente a la hoguera de las pasiones, de rabia, de envidia ¡Yo también quiero la vacuna!

No quiero ni pensar lo que ocurriría si el covid19 tuviese una tasa de mortalidad del 50%, independientemente de la edad. Estaríamos a tiros. Acordaos de que nos peleábamos por el papel higiénico.

Me da igual que 3 o 3.000 o los 300.000 políticos y cargos de libre designación que hay se cuelen en las vacunas. Hay que vacunar a 30 o 35 millones de personas. Para las trapacerías que hacen, me parece irrisorio montar tanto escándalo por semejante nimiedad.

Tanto rasgarnos las vestiduras porque se cuela el alcalde, pero nos da igual que por ahora Europa y demás países “ricos” acaparen las vacunas en una proporción sonrojante. Tendremos a las poblaciones vacunadas en un año, pero otros países no lo harán hasta 2023. Menos mal que en África la mitad de los habitantes nacieron este siglo y no son tan vulnerables como nosotros, viejos y estropeados.

Volviendo a los ceses y dimisiones, el tiempo se nublará para los que dimitan y los que aguanten seguirán teniendo muchos amigos, aunque tengan el brazo como un alfiletero de tanta vacuna. Esa es la única verdad.

Dedicado a Ovidio. Se sospecha que fue desterrado por liarse con una nieta del César ¿Tanto castigo por eso? Ni que fuera una vacuna.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s