Tonto al cuadrado

Todos conocemos a alguien que no tiene muchas luces. Y también, que esa persona tiene una alta autoestima (esta vez no va de políticos, no huyáis).

Por tanto, es tonto al cuadrado.

Es el efecto Dunning-Kruger (Justin Kruger y David Dunning, Universidad de Cornell, NY). Estos dos psicólogos analizaron, hicieron experimentos y formalizaron lo que la Humanidad sabe desde que nos bajamos del árbol. Los cortitos suelen ser tontos con avaricia, insisten en su error de forma numantina, mientras que las personas más normalitas y sobre todo las más inteligentes suelen cuestionar su propia opinión cuando son retadas.

Presentación2

Les dieron el premio Ig Nobel en el año 2.000 por este trabajo. Estos premios los entregan verdaderos premios Nobel en la universidad de Harvard valorándose aquellos descubrimientos y estudios que “primero te hacen reír, y luego pensar”.

La explicación del efecto Dunning-Kruger es bien lógica: como eres tonto (y no lo sabes) resulta que no puedes darte cuenta de tus carencias y encima te crees más listo que el resto porque no puedes apreciar la sabiduría de los demás. Para colmo, cuanto mayor es tu incompetencia, menos consciente eres de ella. La pescadilla que se muerde la cola.

De todas formas este problemilla tiene cura. Los mismos investigadores afirman que si somos entrenados para mejorar nuestras habilidades, seremos capaces de reconocer y aceptar nuestra carencia previa.

¿Qué pasa con los listos? Los sujetos más competentes y capacitados son los que, paradójicamente, más tienden a infravalorar su inteligencia. Esta fue otra conclusión del estudio de Dunning y Kruger. Los inteligentes, erróneamente, asumen que las tareas que son fáciles para ellos también son fáciles para otros.

Incluso algunas personas muy capaces pueden llegar a sufrir el síndrome del impostor. Este es un trastorno psicológico y puede tener consecuencias negativas: baja autoestima, ansiedad, tristeza, falta de confianza, etc. En este caso, el afectado no cree merecer sus éxitos y se ve a sí mismo como un fraude. Sus éxitos son consecuencia de la suerte, carambolas y mucho trabajo. Piensan que no se merecen ni elogios ni reconocimientos cuando tienen éxito.

Presentación1

Esta entrada no se la dedico a nadie, pero os invito a responder a esta pregunta:

¿Qué tal vuestro inglés?

Cita citable: “El problema de la humanidad es que los estúpidos están seguros de todo y los inteligentes están llenos de dudas.” (Bertrand Russell, 1872-1970, filósofo, matemático y escritor galés. Fue Premio Nobel de Literatura).

 

 


2 respuestas a “Tonto al cuadrado

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s