Algo habrá hecho

Recuerdo ese sonsonete en mi cabeza cada vez que ETA mataba a alguien.  Se empleaba sobre todo al principio, cuando el muerto era algún taxista, policía, guardia civil o militar. Daba igual que tuviera 20 años o que acabara de llegar a Euskadi hacía 20 días.

Mirábamos a otro lado. Eran otros los muertos. No tenían nada que ver con nosotros. Se apellidaban Pérez o López. Que más daba.

Desde pequeño aprendí que lo vasco era lo mejor. El tomate “del país”, la lechuga “del país”. Los jugadores de la Real solo vascos. Despreciaba a España y me encantaba que la selección española perdiera a lo que fuera.

No era mi país. Yo era vasco. Y así crecí en el limbo: españoles malos, vascos buenos.

Un día vi a un minúsculo grupo de personas en la Plaza de Guipúzcoa de San Sebastián, a mediados de los ochenta, detrás de una pancarta. Pedían Paz y el fin de ETA. Enfrente de ellos había un grupo de jóvenes amenazándoles: Me estoy quedando con tu cara, te vamos a pegar un tiro, mira mañana debajo del coche, etc. No entendí nada pero os prometo que las amenazas sonaban muy reales: daba miedo.

En el verano de 1986 se produjo el atentado de la plaza de la Republica Dominicana en Madrid donde murieron 12 Guardias Civiles, todos ellos menores que yo. Unos críos.

Entonces empezaron las preguntas: ¿Y estos que han hecho para morir así? ¿Habrán hecho algo malo aparte de ser Guardias Civiles?

Se me cayeron las telarañas que durante mi infancia se habían tejido, lentamente, palabra a palabra. Estos jóvenes no habían hecho nada malo, ni bueno. No habían ni empezado a vivir.

A pesar de ello nosotros los vascos dejamos pasar demasiadas oportunidades para acabar con aquello. La mayoría nunca dijimos hasta aquí.

Volvimos la espalda, escondimos la cabeza, no movimos ni un dedo, miramos a otro lado. Podéis llamarlo como queráis. A eso se llama pecar por omisión. Cobardía.

Sirvan estas palabras para expresar mi admiración hacia todas las personas que tuvieron el coraje de hacer frente a ETA y sus acólitos. Solo con sus gestos y manifestaciones, silenciosas.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s